#UnaPersonaUnVoto + Poder al ciudadano + Talento en política - Sobrerrepresentación territorial

¿No crees que a esta idea le ha llegado la hora? #OtraLeyElectoral es una campaña independiente, transversal y constructiva que pretende recabar el apoyo ciudadano para abrir el gran debate pendiente de la reforma electoral.
Reproducir vídeo

#UnaPersonaUnVoto

Libres e Iguales es el primer axioma de la democracia. En España no se cumple.

+ poder al ciudadano

El político que depende de los ciudadanos, y no del partido, trabaja para la sociedad.

+ talento en política

A mayor libertad, menor mediocridad. Necesitamos a los mejores representando a los ciudadanos.

– sobrerrepresentación territorial

Lo que importa son las personas, no los territorios.

162 – 3/ene/2024

Cambiemos juntos la ley electoral

Objetivos

Si quieres que:
Ayúdanos a cambiar la ley electoral por otra que:

Más En profundidad

La reivindicación de la reforma del sistema electoral español, tras años instalada únicamente en el seno de una minoría de intelectuales y de activistas políticos, parece ser hoy un clamor popular. Actualmente, millones de ciudadanos creen que el Parlamento no representa fielmente la realidad social española, que en su seno prima la mediocridad frente al talento, que nuestros diputados son mucho más receptivos a la disciplina de los partidos que al programa electoral con el que se presentaron, y que existen disfunciones en nuestro sistema que permiten que en la Cámara de la soberanía nacional se encuentren sobrerrepresentadas minorías territoriales que condicionan su política, cuando éstas deberían actuar en la Cámara de representación territorial.

Ese clamor encuentra siempre su eco en los periodos electorales, pero se ahoga a lo largo de las legislaturas. Los partidos aprovechan las campañas para señalar los problemas que acucian a España, pero olvidan con facilidad tanto las cuestiones de fondo como aquellas que, en realidad, afectan a su control. Si, por otro lado, el partido ganador se halla siempre muy cómodo con el sistema electoral que le ha permitido imponerse, no es fácil que, motu proprio, los partidos aborden una reforma en el modo de elegir a nuestros representantes. A menos, claro está, que la sociedad presione con hechos incontrovertibles.

Es allí donde cobra sentido esta campaña. Surgida en el seno de la sociedad civil española, su objetivo es recoger un número de firmas lo suficientemente grande como para no poder ser inadvertido por quienes, al final, han de cambiar la legislación. Esta campaña es completamente transversal ideológicamente y apela directamente a los ciudadanos:

#UnaPersonaUnVoto


A los que crean que la máxima democrática de un hombre, un voto no se verifica al existir territorios y corrientes políticas infrarrepresentados y que, por lo tanto, aboguen por un sistema más proporcional.

+ Poder al ciudadano


A quienes opinen que los diputados están más atentos a los dictados de los partidos que a las promesas electorales realizadas a los ciudadanos con cuyo apoyo llegaron al Parlamento y que, en consecuencia, debería establecerse un vínculo mayor entre el representante y el representado, hasta el punto, incluso, de establecer mecanismos de destitución de sus representantes en situaciones extremas.

+ Talento a la política


Vínculo, además, que con seguridad atraerá a la política a los más capaces, a los más preparados, a los más independientes que huyen habitualmente de las ligazones de las que no son capaces de zafarse los espíritus mediocres.

– Sobrerrepresentación territorial


A quienes profesen el convencimiento de que los gobiernos y las leyes de España no deben estar afectados por la visión parcial del Estado que mantienen minorías territoriales sobrerrepresentadas, cuando existe una Cámara territorial con la función expresa de representar las sensibilidades de los distintos territorios (art. 69 CE)

Apelamos a todos ellos para que apoyen esta iniciativa con la que obtener un número tan importante de firmas que su luz no pueda ser ensombrecida y se acometa, tras un debate sosegado, la reforma pertinente orientada a lograr un sistema electoral en el que el voto de cada ciudadano tenga el mismo valor, en el que el representante tenga la necesidad de cumplir sus promesas electorales, dando así el protagonismo a los ciudadanos, en donde prime el talento y la excelencia por encima de la vulgaridad y en donde el interés nacional se encuentre fuera de toda duda y peligro. Por último, existen en España dos tendencias claras a la hora de acometer la reforma del sistema electoral. Una, la que pretende establecer un mecanismo que prime la proporcionalidad para que todos los votos tengan el mismo valor y las minorías puedan estar representadas en el Parlamento. Es la que defiende el sistema proporcional puro. Por otro lado, están quienes creen que el representante ha perdido el vínculo con el votante debido a la férrea disciplina de partido que fomenta nuestro sistema. Estos defienden un modelo en el que el candidato pueda ser conocido personalmente por sus votantes y, a la postre, responda directamente ante ellos, aligerando la férrea disciplina de partido actual y primando la aparición de personas preparadas y competentes en el escenario político, que tendrían al votante en el frontispicio de su acción política. Son los defensores de la circunscripción uninominal o del diputado de distrito. A unos y otros les decimos, en primer lugar, que España necesita incluir ambas reivindicaciones en un nuevo paradigma y, en segundo lugar, que una modificación del sistema electoral es una reforma política de tan hondo calado que ni puede ni debe ser tratada desde la unilateralidad. Es necesaria abordarla con la inteligencia y la generosidad suficientes para alcanzar un consenso en donde cada postura ceda en algunos aspectos para avanzar en otros. Es necesario un gran pacto nacional que establezca un periodo de estudio y deliberación de expertos que trasladen sus conclusiones a los partidos y a la ciudadanía para que esta decida finalmente si le convence, prestando su consentimiento. Apelamos, en fin, a todos los ciudadanos que tengan conciencia de que un nuevo sistema electoral mejoraría extraordinariamente la calidad de nuestra democracia. Y les pedimos que apoyen nuestra iniciativa firmando esta petición.

Firmantes destacados

Por orden alfabético

Firma la petición

¡Ya llevamos firmas!

Porcentaje obtenido
Otra Ley Electoral 0%
Nuestra meta actual
0%

Pulsa en el siguiente enlace para firmar la petición

colabora

Puedes ayudar económicamente, compartiendo los contenidos, promocionando esta campaña en tu redes sociales o en prensa.

Si quieres colaborar con esta campaña, ponte en contacto con nosotros.

Hoja de ruta

Sistema electoral español

Nuestro sistema electoral está basado en la Constitución de 1978 y en la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General (LOREG). Sus características fundamentales son:

Para el Congreso de los Diputados

Para el Senado

Conclusiones

* Se exceptúa de lo dispuesto en el párrafo anterior, para las elecciones de Senadores, a las provincias insulares.
** Las poblaciones de Ceuta y Melilla están representadas cada una de ellas por un Diputado.

Hoja de ruta

Para modificar el sistema electoral español atendiendo a los cuatro principios descritos (#UnaPersonaUnVoto; + poder al ciudadano; + talento a la política; – sobrerrepresentación territorial) sería necesario modificar:

Debido a que existen distintas fórmulas y modelos electorales que cumplen con los cuatro principios defendidos por OLE, antes de acometer dicha tarea sería necesario establecer un periodo de debate en la sociedad española en el cual expertos de cada uno de los modelos pudieran defender públicamente sus posturas, de manera que el ciudadano que tuviera interés pudiera conocer las ventajas e inconvenientes de cada uno.

Solo después de dicho periodo, en el que presumiblemente los partidos políticos se habrían posicionado a favor de un modelo u otro, incorporándolo a sus programas, debería acometerse la reforma. La campaña para la consecución de firmas puede llevar varios años y el periodo de exposición o debate público de seis a doce meses.

Síguenos en las redes sociales

Agenda/Actividad

Últimas publicaciones en Twitter

Últimas publicaciones en Facebook

Portada para Otra Ley Electoral OLE
1,434
Otra Ley Electoral OLE

Otra Ley Electoral OLE

Campaña, transversal, neutra ideológicamente y constructiva para la lograr una Nueva Ley Electoral

El poder en tus manos: Revocatoria de Mandato#ole #OtraLeyElectoral ... See MoreSee Less
Ver en Facebook
Las encuestas condicionan el voto, infieren al voto útil y renuncias a tu primera opción. Ello es debido a un déficit de representatividad. ... See MoreSee Less
Ver en Facebook
Reforma legal y democrática que asegure el funcionamiento democrático de los partidos políticos y la limpieza en las elecciones. ... See MoreSee Less
Ver en Facebook
164 - Eso sí es un Parlamento Cambiemos la Ley Electoral para que el diputado dependa de los electores y si no queremos democracia, cerremos el Parlamento porque no sirve para nada ... See MoreSee Less
Ver en Facebook

2 months ago

Otra Ley Electoral OLE
LA TRIBUNAUna izquierdaantinacionalista no sólo es posible: es necesariaLa forma más segura de descabalgar a Sánchez del poder sería el surgimiento de una izquierda ilustrada, antipopulista y comprometida con la idea de España.Lorenzo Abadía LLorenzo Abadia Escario10 enero, 2024Los efectos de la segunda fase de la globalización que comenzó en los años 80, implantó su hegemonía hasta la crisis financiera de 2008 y quedó herida de muerte tras la pandemia y la guerra de Ucrania han supuesto un profundo cambio de paradigma político.Hasta entonces, el factor productivo (o si se prefiere el criterio marxista de ideología de clase) marcaba las decisiones de los votantes en los países occidentales.Desde 2008, en muchos de estos países, la política se ha polarizado en torno a dos ejes diferentes de las premisas marxistas. Premisas que la Revolución francesa bautizó con los nombres de izquierda y derecha.Son el globalismo, heredero del proyecto ilustrado, universalista y liberal; y su reverso, el antiglobalismo, que aboga por una vuelta a la soberanía del Estado nación y sus tradiciones.El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz. Europa PressLa desigualdad económica generada dentro de las sociedades occidentales durante las últimas tres décadas de deslocalización tecnológica, unida al efecto de la inmigración masiva, ha socavado la confianza de muchos ciudadanos en la libertad total de los mercados.Por otro lado, el shock que provocaron primero la pandemia y, después, la guerra en Ucrania, ha puesto de manifiesto la fragilidad de un país cuando este no produce sus bienes esenciales.Estos hechos han coadyuvado a la formación de una opinión pública considerablemente distinta a la que predominó tras los acuerdos de Bretton Woods en 1944.Hoy en día, un votante clásico de izquierda puede ser persuadido por un programa reaccionario antiglobalista que defienda un férreo control de la inmigración. Un votante tradicional de la derecha puede acabar otorgando su confianza a unprograma woke con claros guiños a la libertad de mercado.Ser de izquierda o de derecha, en el sentido clásico, ha dejado de ser una referencia política en muchos países. Prueba de ello es que el programa del republicano Donald Trumprepresenta, en aspectos clave, la antítesis de lo que fue el programa del también republicano Ronald Reagan. La diferencia no radica en el distinto perfil de los candidatos, sino en los treinta años de globalización que los separan.Podríamos poner ejemplos similares en otros países.Aunque España ha seguido esa misma senda y los partidos antiglobalistas, tanto de izquierda como de derecha, suponen actualmente el 20% del electorado, falta mucho para que fagociten el binomio izquierda-derecha clásico.Es cierto que nuestra sociología política tiene tics que obedecen claramente a los tiempos líquidos de la posmodernidad. La sociedad española se está polarizando y, dada la facilidad y los recursos existentes para construir falsos relatos, se encuentra más confusa y desarraigada que nunca.Pero nos seguimos rigiendo por los cánones del siglo XX. Pese a que otros autores preconizaron el crepúsculo de las ideologías incluso durante la Guerra Fría, lo cierto es que en España eso no ha sucedido todavía.Tal es el nivel de los prejuicios ideológicos de clase creados en nuestro país que, si añadimos la polarización que trajo la crisis de 2008, nos encontramos con que un ciudadano de a pie difícilmente dejará a un lado su adscripción ideológica para votar a un candidato de la ideología contraria, por evidentes que sean las malas consecuencias de un gobierno de su cuerda."Quienes creemos que Sánchez está llevando al país a su posible desintegración debemos pensar otra estrategia complementaria a la de confiar en el buen hacer de Feijóo"Si algo ha vertido la 'nueva política' sobre los odres de la vieja ha sido el líquido de la sinrazón. Si desde Hume la razón ha sido esclava de las pasiones, hoy lo es con mayor motivo.El hecho constatable que no deja lugar a dudas es el 23-J.De otro modo, no se puede comprender que un gobernante que ha mentido sistemáticamente durante cinco años; que reconoció que no podría conciliar el sueño si formara gobierno con quien semanas después se alió; que ha indultado a golpistas de los que había dicho que pagarían con cárcel sus graves delitos; que ha retorcido los resortes del Estado para socavar, en su propio beneficio, la independencia del Poder Judicial; que ha cedido a todo tipo de chantajes nacionalistas y que ha pactado hasta con terroristas, acabase cosechando un solo voto que no provenga del clientelismo que genera nuestra partidocracia extractiva.Más aún cuando todas las encuestas reflejaban hace meses que el 70% de los españoles y al menos el 50% de los votantes socialistasestaban en contra de cuestiones tan graves como los indultos o la ley que ha rebajado las penas de cientos de violadores.Con todos estos indicios, es muy probable que a Sánchez le vuelva a bastar con recurrir a la amenaza permanente de Vox, que el sanchismo mediático se encargará de agitar en los momentos oportunos, para no perder demasiados votos y mantener el poder.Si, al margen de los nacionalistas, los bloques de izquierda y derecha apenas se movieron durante la legislatura anterior, parece bastante verosímil que, a tenor de los últimos sondeos, el tiempo restañe los leves arañazos que los nuevos dislates de Sánchez le causen políticamente.Quienes creemos que el actual presidente del Gobierno está llevando al país a su desintegración, haciendo retroceder nuestro régimen de libertades, lastimando el Estado de derecho y revocando, en fin, el espíritu de la Transición, debemos pensar otra estrategia distinta o al menos complementaria a la de confiar en el buen hacer de Alberto Núñez Feijóoen la oposición.Porque me temo que esta será insuficiente."En nuestra partidocracia no hay posibilidad de que los diputados que apoyaron la formación de un gobierno se rebelen contra él por incumplimiento de sus promesas"Desgraciadamente, en nuestra partidocracia no existe la posibilidad que ofrece todo régimen parlamentario digno de tal nombre de que una parte de los diputados que apoyaron la formación de un gobierno se rebelen contra él porincumplimiento grave y flagrante de las promesas electorales.Aunque nuestra Constitución prescribe esa forma de proceder en su artículo 67.2, la partidocracia se ha encargado de llamar 'tránsfuga' al diputado que actúe en conciencia. Quitarse el yugo que le ha puesto la cúpula del partido al que pertenece y actuar coherentemente con el programa electoral y con los intereses de sus votantes está castigado en España con el destierro.El único escenario que permitiría una rebelión interna en un partido sería el vaticinio de una catástrofe electoral, de manera que el diputado no tuviera miedo a no ser incluido de nuevo en las listas de partido.Tras lo visto el 23-J, la forma más segura de descabalgar a Sánchez del poder o, al menos, el mejor complemento a su propio desgaste electoral (por pequeño que este sea), así como a la labor de oposición del Partido Popular, sería el surgimiento de una izquierda ilustrada, antipopulista y comprometida con la idea de España.El efecto que nuestro sistema electoral tendría sobre el bloque de izquierda si este se dividiera en tres o cuatro candidaturas sería suficiente para hacer perder a Sánchez varios escaños en las circunscripciones pequeñas, previsiblemente en beneficio del partido más votado. Es decir, el PP.Además, si esa candidatura de izquierda antinacionalista obtuviera representación parlamentaria, Sánchez no podría contar al mismo tiempo con ella y con el independentismo, lo cual desbarataría sus posibilidades de gobierno.Esa izquierda no sólo puede cuajar en España, sino que resulta extraño que no lo haya hecho todavía. No hay país en Occidente con más motivos para ello."Hay razones suficientes para el surgimiento de una izquierda que abogue por la igualdad de personas y territorios, y por la abolición de los privilegios"El riesgo inminente de quiebra de la unidad nacional. La ausencia de solidaridad regional. La existencia de intolerables privilegios territoriales. La consolidación del populismo rousseauniano e identitario como única vía actual de la izquierda. La insólita anomalía democrática de que el Gobierno de España se encuentre a merced de las fuerzas separatistas más xenófobas y racistas de Europa.Todas ellas constituyen razones suficientes para el surgimiento de una izquierda que abogue por la igualdad de las personas y los territorios, y que luche por la abolición de los privilegios.Sería una izquierda que pondría a Sánchez frente al espejo. Y lo podría hacer sin complejos, desde posiciones progresistas que los votantes de izquierdas comprenderían. De esa forma se podría presentar como alternativa por el flanco izquierdo, recibiendo el voto de aquellos que no tendrían que sobreponerse a los poderosos prejuicios ideológicos que hoy les atenazan.Seguro que un programa así se encontraría con obstáculos. Pero los podría sortear si los ciudadanos que aspiramos vivir en una democracia plena respaldamos con entusiasmo su surgimiento.Hay muchas maneras de apoyar a un partido político sin necesidad de votarle. Los medios de comunicación desempeñarían un papel absolutamente determinante. Hasta el punto de que el éxito del alumbramiento dependería en muy buena medida del apoyo mediático que el proyecto reciba.Hay varios proyectos en génesis, como la Tercera España o Izquierda Española, que unidos o por separado pueden armar una verdadera alternativa de izquierda.Pero, insisto, van a necesitar mucho apoyo.Desde la campaña Otra Ley Electoral (OLE) aportaremos nuestro pequeño grano de arena. Convencidos, además, de que un proyecto de esta naturaleza sería más receptivo a un cambio de la ley electoral que hiciera de Pedro Sánchez la última consecuencia de un sistema viciado.*** Lorenzo Abadía es empresario y fundador de la campaña Otra Ley Electoral. ... See MoreSee Less
Ver en Facebook
Esperamos tu mensaje

Contacta con nosotros

Si quieres más información o colaborar con la plataforma, escríbenos y nos pondremos en contacto contigo en la mayor brevedad posible.

Formulario de contacto
*