#UnaPersonaUnVoto + Poder al ciudadano + Talento en política - Sobrerrepresentación territorial

¿No crees que a esta idea le ha llegado la hora? #OtraLeyElectoral es una campaña independiente, transversal y constructiva que pretende recabar el apoyo ciudadano para abrir el gran debate pendiente de la reforma electoral.
Reproducir vídeo

#UnaPersonaUnVoto

Libres e Iguales es el primer axioma de la democracia. En España no se cumple.

+ poder al ciudadano

El político que depende de los ciudadanos, y no del partido, trabaja para la sociedad.

+ talento en política

A mayor libertad, menor mediocridad. Necesitamos a los mejores representando a los ciudadanos.

– sobrerrepresentación territorial

Lo que importa son las personas, no los territorios.

Cambiemos juntos la ley electoral

Objetivos

Si quieres que:
  • Sean los ciudadanos quienes, independientemente de su lugar de residencia, decidan la política nacional en igualdad de condiciones.
  • La representación de los partidos nacionales en las Cortes Generales sea proporcional a su apoyo social.
  • Y se aplique la máxima democrática de “una persona, un voto”.
Ayúdanos a cambiar la ley electoral por otra que:
  • Promueva el interés nacional.
  • Refleje la realidad social.
  • Conceda más poder a los ciudadanos.
  • Fomente el talento de los representantes.

Más En profundidad

La reivindicación de la reforma del sistema electoral español, tras años instalada únicamente en el seno de una minoría de intelectuales y de activistas políticos, parece ser hoy un clamor popular. Actualmente, millones de ciudadanos creen que el Parlamento no representa fielmente la realidad social española, que en su seno prima la mediocridad frente al talento, que nuestros diputados son mucho más receptivos a la disciplina de los partidos que al programa electoral con el que se presentaron, y que existen disfunciones en nuestro sistema que permiten que en la Cámara de la soberanía nacional se encuentren sobrerrepresentadas minorías territoriales que condicionan su política, cuando éstas deberían actuar en la Cámara de representación territorial.

Ese clamor encuentra siempre su eco en los periodos electorales, pero se ahoga a lo largo de las legislaturas. Los partidos aprovechan las campañas para señalar los problemas que acucian a España, pero olvidan con facilidad tanto las cuestiones de fondo como aquellas que, en realidad, afectan a su control. Si, por otro lado, el partido ganador se halla siempre muy cómodo con el sistema electoral que le ha permitido imponerse, no es fácil que, motu proprio, los partidos aborden una reforma en el modo de elegir a nuestros representantes. A menos, claro está, que la sociedad presione con hechos incontrovertibles.

Es allí donde cobra sentido esta campaña. Surgida en el seno de la sociedad civil española, su objetivo es recoger un número de firmas lo suficientemente grande como para no poder ser inadvertido por quienes, al final, han de cambiar la legislación. Esta campaña es completamente transversal ideológicamente y apela directamente a los ciudadanos:

#UnaPersonaUnVoto


A los que crean que la máxima democrática de un hombre, un voto no se verifica al existir territorios y corrientes políticas infrarrepresentados y que, por lo tanto, aboguen por un sistema más proporcional.

+ Poder al ciudadano


A quienes opinen que los diputados están más atentos a los dictados de los partidos que a las promesas electorales realizadas a los ciudadanos con cuyo apoyo llegaron al Parlamento y que, en consecuencia, debería establecerse un vínculo mayor entre el representante y el representado, hasta el punto, incluso, de establecer mecanismos de destitución de sus representantes en situaciones extremas.

+ Talento a la política


Vínculo, además, que con seguridad atraerá a la política a los más capaces, a los más preparados, a los más independientes que huyen habitualmente de las ligazones de las que no son capaces de zafarse los espíritus mediocres.

– Sobrerrepresentación territorial


A quienes profesen el convencimiento de que los gobiernos y las leyes de España no deben estar afectados por la visión parcial del Estado que mantienen minorías territoriales sobrerrepresentadas, cuando existe una Cámara territorial con la función expresa de representar las sensibilidades de los distintos territorios (art. 69 CE)

Apelamos a todos ellos para que apoyen esta iniciativa con la que obtener un número tan importante de firmas que su luz no pueda ser ensombrecida y se acometa, tras un debate sosegado, la reforma pertinente orientada a lograr un sistema electoral en el que el voto de cada ciudadano tenga el mismo valor, en el que el representante tenga la necesidad de cumplir sus promesas electorales, dando así el protagonismo a los ciudadanos, en donde prime el talento y la excelencia por encima de la vulgaridad y en donde el interés nacional se encuentre fuera de toda duda y peligro. Por último, existen en España dos tendencias claras a la hora de acometer la reforma del sistema electoral. Una, la que pretende establecer un mecanismo que prime la proporcionalidad para que todos los votos tengan el mismo valor y las minorías puedan estar representadas en el Parlamento. Es la que defiende el sistema proporcional puro. Por otro lado, están quienes creen que el representante ha perdido el vínculo con el votante debido a la férrea disciplina de partido que fomenta nuestro sistema. Estos defienden un modelo en el que el candidato pueda ser conocido personalmente por sus votantes y, a la postre, responda directamente ante ellos, aligerando la férrea disciplina de partido actual y primando la aparición de personas preparadas y competentes en el escenario político, que tendrían al votante en el frontispicio de su acción política. Son los defensores de la circunscripción uninominal o del diputado de distrito. A unos y otros les decimos, en primer lugar, que España necesita incluir ambas reivindicaciones en un nuevo paradigma y, en segundo lugar, que una modificación del sistema electoral es una reforma política de tan hondo calado que ni puede ni debe ser tratada desde la unilateralidad. Es necesaria abordarla con la inteligencia y la generosidad suficientes para alcanzar un consenso en donde cada postura ceda en algunos aspectos para avanzar en otros. Es necesario un gran pacto nacional que establezca un periodo de estudio y deliberación de expertos que trasladen sus conclusiones a los partidos y a la ciudadanía para que esta decida finalmente si le convence, prestando su consentimiento. Apelamos, en fin, a todos los ciudadanos que tengan conciencia de que un nuevo sistema electoral mejoraría extraordinariamente la calidad de nuestra democracia. Y les pedimos que apoyen nuestra iniciativa firmando esta petición.

Firmantes destacados

Por orden alfabético

Firma la petición

¡Ya llevamos firmas!

Porcentaje obtenido
Otra Ley Electoral 0%
Nuestra meta actual
0%

Pulsa en el siguiente enlace para firmar la petición

colabora

Puedes ayudar económicamente, compartiendo los contenidos, promocionando esta campaña en tu redes sociales o en prensa.

Si quieres colaborar con esta campaña, ponte en contacto con nosotros.

Hoja de ruta

Sistema electoral español

Nuestro sistema electoral está basado en la Constitución de 1978 y en la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General (LOREG). Sus características fundamentales son:

  • La circunscripción es la provincia (art. 161 LOREG y art. 68.2 CE) *

Para el Congreso de los Diputados

  • A cada provincia le corresponde un mínimo inicial de dos Diputados **
  • Los doscientos cuarenta y ocho Diputados restantes se distribuyen entre las provincias en proporción a su población (art. 162.2 y 162.3 LOREG)
  • La barrera de entrada del 3% es por circunscripción provincial (art. 163.1.a LOREG)
  • La fórmula electoral es, aunque no se nombra, la proporcional de D´Hont (art. 163.1.c LOREG), basada en el art. 68.3 de la CE
  • Las candidaturas se confeccionan por el modelo de listas cerradas y bloqueadas (art. 163.1.d LOREG)

Para el Senado

  • La fórmula electoral es, aunque no se nombra, la de D´Hont (art. 163.1.c LOREG)
  • Las candidaturas para el Senado son individuales, aunque pueden agruparse en listas (art. 171. 1 LOREG)

Conclusiones

  • La provincia como circunscripción electoral establece un sesgo, muy superior al de la fórmula d´Hont, que imposibilita a las minorías estar fielmente representadas en el Parlamento.
  • El sistema candidaturas de listas (más aún si estas son cerradas y bloqueadas) relaja el vínculo entre el votante y el representante, de manera que, aunque esté prohibido por el art. 67.2 de la CE, el diputado obedece exclusivamente al partido.
  • El sistema de listas cerradas y bloqueadas, por lo tanto, promueve el servilismo al partido y deja fuera a las personas más capacitadas cuya vida profesional impide hacer carrera dentro del partido que confecciona las listas. Las primarias no terminan de resolver esta deficiencia.
  • Al establecer la ley barreras de entrada de ámbito provincial en vez de nacional, las candidaturas o partidos concentrados en una parte del territorio nacional (nacionalistas) se encuentran sobrerrepresentados y condicionan de un modo desproporcionado la vida política nacional.

* Se exceptúa de lo dispuesto en el párrafo anterior, para las elecciones de Senadores, a las provincias insulares.
** Las poblaciones de Ceuta y Melilla están representadas cada una de ellas por un Diputado.

Hoja de ruta

Para modificar el sistema electoral español atendiendo a los cuatro principios descritos (#UnaPersonaUnVoto; + poder al ciudadano; + talento a la política; – sobrerrepresentación territorial) sería necesario modificar:

  • La provincia como circunscripción electoral.
  • La fórmula electoral para establecer mayores vínculos entre el representante y el votante.
  • Las barreras de entrada provinciales por una barrera de ámbito nacional.

Ello implica la necesidad de modificar los artículos 67.2, 68.2 y 68.3 de la Constitución española y la LOREG.

Pero, debido a que existen distintas fórmulas y modelos electorales que cumplen con los cuatro principios mencionados, antes de acometer dicha empresa sería necesario establecer un periodo de debate en la sociedad española en el cual expertos de cada uno de los modelos pudieran defender públicamente sus posturas, de manera que el ciudadano que tuviera interés pudiera conocer las ventajas e inconvenientes de cada uno. Solo después de dicho periodo, en el que presumiblemente los partidos políticos se habrían posicionado a favor de un modelo u otro, incorporándolo a sus programas, debería acometerse la reforma. La campaña para la consecución de firmas puede llevar de dos a tres años y el periodo de exposición o debate público de seis a doce meses, lo implica que la sociedad española estaría preparada para afrontar esta cuestión transcendental la próxima legislatura.

Síguenos en las redes sociales

Agenda/Actividad

Últimas publicaciones en Twitter

Últimas publicaciones en Facebook

19 hours ago

OtraLeyElectoral

#OtraLeyElectoral ... See MoreSee Less

Ver en Facebook

2 days ago

OtraLeyElectoral

Si una persona es un voto, cada escaño debería valer el mismo número de votos. Firmad la petición en otraleyelectoral.es. CUENTA ATRAS: 📡
twitter.com/OtraLeyElectorl/status/1331556990619934721?s=20

#OLE OtraLeyElectoral on Twitter
“Si una persona es un voto, cada escaño debería valer el mismo número de votos. Firmad la petición en t.co/LfowqNgWMW. CUENTA ATRAS:📡 @ancerverus @ExpositoCOPE @mas_demo @pedroj_ramirez @JosecaArnau @Jfmurciego @ramondeveciana @AntonioSola @ccivicacatalana @diazvillanueva t....
... See MoreSee Less

Ver en Facebook
Esperamos tu mensaje

Contáctanos

Si quieres más información o colaborar con la plataforma, escríbenos y nos pondremos en contacto contigo en la mayor brevedad posible.

Formulario de contacto
*